Dulces

Merengues

Se deshacen en la boca, dejan un sabor dulzón en el paladar y una agradable sensación pegajosa en los dedos que invita a hacer realidad aquella expresión de "chuparse los desdos". Hay muchas variantes como en cualquier plato tradicional, admiten ser decorados de muchas formas y se le pueden añadir colorantes para hacerlos atractivos, hilarles siropes por encima, ponerles en la mezcla virutas de chocolate o anisillos, etc. Vi incluso una vez en internet la imagen de unos merengues de halloween a los que les habían puesto unos hojillos con bolitas de chocolate, y quedaban unos atractivos fantasmitas. Como siempre, la imaginación a cocinar, y es un postre o entretenimiento nutritivo y delicioso para los niños.

Ingredientes:

Preparación:

  1. Vamos a emplear, porque no se desmonta fácilmente, el llamado método italiano para hacer el merengue.
  2. En un bol se ponen las claras, añadiéndoles unas gotas de zumo de limón.
  3. Se empieza a batir muy despacio y cuando ya se ha formado una espuma blanca, se incorpora una cucharada de azúcar y se sigue batiendo hasta que queden montadas las claras a punto de merengue.
  4. Con el agua y el azúcar restantes se hace un jarabe, a punto de bola floja.
  5. Se va echando sobre las claras hasta que esté perfectamente incorporado y homogéneo.
  6. En este punto se pueden añadir pequeñas cantidades del colorante si así lo deseamos, o las virutas, etc.
  7. Lo clásico, claro, es no poner nada y dejarles su color blanco.
  8. Se pone en una manga pastelera con una boquilla rizada ancha, y sobre un papel blanco, grueso y húmedo, se van formando los merengues.
  9. Se espolvorean con azúcar glass y se meten a horno suave (120º) durante media hora.
  10. Recordad que cada horno es un mundo y debereis probar con cuidado las primeras veces para cogerle el punto.
  11. Para adultos se suelen hacer pequeñitos en forma de bocaditos, y yo les he visto añadir infinidad de cosas en el merengue, como café instantáneo, cacao en polvo, vainilla en polvo, etc... y rociarlos o hilarlos por encima con siropes licorizados, miel, chocolate fundido, etc.

Libros recomendados...