Musica Valenciana.



El tio canya


Valenciano

En la Pobla hi ha un vell en la Pobla hi ha un vell que li diuen tio Canya: porta gorra i brusa negra, i una faixa morellana.
Tres voltes només va anar el tio Canya a València: primer quan va entrar en quintes i en casar-se amb sa femella.
La tercera va jurar de no tornar a xafar-la; que a un home que ve del poble, ningú fa abaixar la cara.
Set vegades va fer cua, set vegades va fer cua, en presentar uns papers, per no saber expressar-se, per no saber expressar-se, en llengua de forasters.
Aguantà totes les burles, les paraules agrejades, i a la Pobla va tornar.
Tio Canya, tio Canya, no tens les claus de ta casa: posa-li un forrellat nou o et farà fum la teulada.
Tio Canya tingué un fill que li diuen tio Canya, porta gorra i brusa negra i una faixa morellana.
Bé recorda el tio Canya quan varen portar-lo a escola set anys, Ia cara ben neta, ulls oberts,camisa nova.
Però molt més va obrir els ulls el xiquet del tio Canya quan va sentir aquell mestre parlant de manera estranya.
Cada dia que passava, anava encollint els muscles per por a que el senyor mestre Ii fera alguna pregunta. Aguantà castigs i renyes sens gosar d'obrir Ia boca i Ia escola la odiar.
Cròniques del carrer diuen d'uns nets que té el tio Canya que són metges a València professors i gent Iletrada. Quan a estiu vénen al poble, visiten el tio Canya i el pobre vell se'ls escolta parlant Ilengua castellana.
Però cròniques més noves expliquen que el tio Canya ja compta amb besnéts molt joves que alegren Ia seua cara.
Mai parlen en castellà com han aprés dels seus pares, sinó com Ia gent del poble, Ia Ilengua del tio Canya.
Reviscola, tio Canya, amb gaiato si et fa falta
que a València has de tornar.

Español

En la Pobla hay un viejo, en la Pobla hay un viejo que le llaman tio Caña: lleva gorra y blusa negra, y una faja morellana.
Tres veces sólo fue el tio Caña a Valencia: primero cuando entró en quintas y al casarse con su hembra.
La tercera juró no volver a pisarla; que a un hombre que viene del pueblo, nadie hace bajar la cara.
Siete veces hizo cola, siete veces hizo cola, al presentar unos papeles, por no saber expresarse, por no saber expresarse, en lengua de forasteros.
Aguantó todas las burlas, las palabras agriadas, y a la Pobla volvió.
Tio Caña, Tio Caña, no tienes las llaves de tu casa: ponle un cerrojo nuevo o te hará humo el tejado.
Tio Canya tuvo un hijo que le llaman tio Caña, lleva gorra y blusa negra y una faja morellana.
Bien recuerda el tio Caña cuándo lo llevaron a la escuela, siete años, la cara bien limpia, ojos abiertos, camisa nueva.
Pero mucho más abrió los ojos el niño del tio Caña
cuando oyó a aquel maestro hablando de manera extraña.
Cada día que pasaba, iba encogiendo los hombros
por miedo a que el señor maestro le hiciera alguna pregunta. Aguantó castigos y riñas sin osar abrir la boca y la escuela odió.
Crónicas de la calle dicen de unos nietos que tiene el tio Caña que son médicos en Valencia profesores y gente letrada. Cuando en verano vienen al pueblo, visitan el tio Caña y el pobre viejo se los oye hablando lengua castellana.
Pero crónicas más nuevas explican que el tio Canya ya cuenta con bisnietos muy jóvenes que alegran su cara.
Nunca hablan en castellano como han aprendido de sus padres, sino como la gente del pueblo, la lengua del tio Caña.
Reaviva, tio Caña, con bastón si te hace falta
que a Valencia tienes que volver. 
Tio Caña, Tio Caña, no tienes las llaves de tu casa:
ponle un cerrojo nuevo, porque hoy tienes tiempo todavía.