Cronicas de Mesxicotet

Mesxicotet no es un pueblo ni rico ni pobre, sus gentes tienen un vivir tranquilo y todavía no contaminado por las prisas de este mundo loco actual. Viven sobre todo del campo. Su aceite, como todo el de estos montes, es de primerísima calidad. También cultivan unos deliciosos caquis, algo de nísperos y el arroyo del Barranc riega algunas huertas que satisfacen las necesidades de los vecinos. Antiguamente cuentan que en el arroyo se cogían sabrisísimos cangrejos de río, actualmente hace tiempo que no se ve ni uno ni medio.