Comarca Rural
Lectura: Un pliegue en el tiempo

Increible Mediterraneo
Una situación peligrosa

Los tres amigos se quedaron mirando con expresión incrédula a Pat.

- ¿Pero que dices?, ¿nos estás tomando el pelo?... Pat, esto ya es demasiado. ¿Qué ha pasado?.

- Vereis - contestó Pat – Cuando yo vi a Luis, me pasó por la cabeza lo mismo que a vosotros. Esta persona es mago o están haciendo un programa de televisión de cámara oculta. No obstante acerqué la barca al islote y cuando estuve a menos de un metro, me percaté de que la persona en cuestión temblaba terriblemente. Señor, le dije, ¿qué le pasa?. Luis levantó la cabeza lentamente y me miró fijamente, a continuación se desmayó. En ese momento salió del agua mi hermano enfadado al ver que yo no me sumergía con el.

- ¿Qué pasa Pat?, ¿Por qué no vienes?.

- ¡Alex!, grité, ¡quítate la aletas y ven a ayudarme, aquí hay un hombre que necesita ayuda!. Ya conocéis a mi hermano, le faltó el tiempo para subir a la barca, quitarse las aletas y saltar al islote para ayudarme con Luis. Entre los dos subimos a Luis a la barca y pusimos en marcha el motor para acercarnos al puerto de Castellón. Como no apreciamos ninguna herida y Luis respiraba perfectamente, no notamos ningún signo de tener algún problema y mi hermano está en el último año de carrera en medicina, no pensamos en llamar a ninguna ambulancia. Luis estaba desmayado pero en perfecto estado físico. Le pusimos la ropa de mi hermano y el continuo con el traje de buceo. Yo también me cambié mientras nos acercábamos a la costa. Antes de llegar al puerto, Luis salió de su desmayo y nos miró con curiosidad.

- ¿Cómo te encuentras – le dijo mi hermano.

- Me encuentro bien - dijo - pero no entiendo nada, no se donde estoy, no se porqué estoy con vosotros ni quienes sois. ¿qué ha pasado para que hace un momento me encontraba con mi compañero en las Columbretes y de pronto me encuentre desnudo y poco después en una barca con vosotros?.

- Nosotros íbamos a hacer lo mismo, mi hermano ya se había sumergido y yo estaba terminando de ponerme el traje, le hice una foto cuando se tiró al agua y en la siguiente estabas tu en la isla, desnudo y temblando.

- No recuerdo nada a partir de un momento en que salí a la superficie a recoger un instrumental que me pidió mi compañero, simplemente fue tocarlo, notar como un rayo por todo el cuerpo y al abrir los ojos verte a ti. No se porqué no llevaba ropa, ni cuanto tiempo había pasado. Para mi fue solo un parpadeo.

- No sabemos más que tu, pero me parece que hemos hecho mal en salir para Castellón porque tu compañero puede estar todavía sumergido. Vamos a dar la vuelta.

- Os lo agradecería, puede haberle pasado algo y es muy importante, sobre todo para el, la investigación que estábamos haciendo en la Foradada. Yo no se el porqué ya que soy biólogo, pero el está haciendo una tesis sobre algo de su trabajo, es físico con una beca en Estados Unidos, y mañana lunes dia 13 de marzo ha de estar sin falta en la universidad con las muestras que teníamos que recoger.

- Estas equivocado, mañana lunes es día 20 de octubre.

- ¡Como he podido estar inconsciente tatos tiempo!, recuerdo perfectamente que hoy, para mi, era el 12 de marzo del 23.

- Sigue funcionándote mal el calendario. Este año es todavía el 2014, estas adelantado 9 años.

Nos dimos cuenta de que Luis se había puesto pálido.

- Me temo que la diferencia es algo mayor, - dijo - yo estoy hablando del 12 de marzo del año 2123.

El progreso de la medicina nos depara el fin de aquella época liberal en la que el hombre aún podía morirse de lo que quería.
Stanislaw Lec

Un pliegue en el tiempo

Esta web utiliza cookies para mejorar su navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.